No hipoteques tu soledad a meses sin intereses, te comerán vivos los cardos y se quedarán sin ojos los árboles.

Bajo el manto de la vergüenza se esconde una bellota. Sabe a ilusión que no ha sido descubierta. Espero a que te liberes para que entres a la contienda.

Este es un mundo de gigantes donde nadie quiere ser culpable. Juzgados desprovistos de agentes alucinantes. Es una baja jugada del destino. Nacer sin poder elegir el nido.

Si te sientes atrapado no dudes en llamarme. Tengo fax, telégrafo y hasta un cable pelado de alambre. Allá afuera quieren verte muerto. No les de ese gusto. Diles que tu oficina es a prueba de humo.

Nada es lo que parece. Ni siquiera tu voz en el templete. Aprieta bien las manos y captura a la cigarra. Ella te dará cobijo y templanza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s