Cuando te dan ganas de hacer pipí, al gobierno se le ocurre prohibir los pantalones sin cierre.

Cuando estás a punto de hacer el último balance de cuentas, a Hacienda se le ocurre cobrarte con dulces en vez de efectivo.

Cuando el sol está llegando al cenit, el rey decide abdicar en favor de su hijo porque tiene que ir a regar sus plantas.

Cuando el chofer se queda sin gasolina a centímetros de la iglesia, Dios descompone el taxímetro para que te cobren el recorrido al triple y sin propina.

Cuando el motor del avión se revienta, un ave viene por ti y te baja, a salvo, a la realidad. Sólo para darte cuenta que el baño de primera clase sí estaba disponible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s