Pendemos se un hilo cuando alguien jala la luna de cartón y cae el teatro de la incertidumbre. Las bolas de unicel se convierten en piedra. Las terminamos regalando al vecino para que las use en el nacimiento.

Esponjas son las que desgarran la espalda y barren con cualquier duda. El barro se pega como chicle. Para eso hay que usar cloro y sal de mar. El problema es que nuestra piel es alérgica a fracasos. No nos gusta lavar la ropa sucia en casa.

Magia es encontrar el armario lleno de abrigos. Uno para cada estación del año. Quizá en algún bolsillo se haya quedado un billete viejo o una carta a tu madre que nunca se entregó. Las solapas esconden naipes repetidos, por si te topas a James Bond en un bar o comisaría.

En el portafolio nunca traigas doble juego de llaves. Si te pierdes de regreso a casa, Hansel te llevará al bosque y te asaltará hasta dejarte sin un quinto. Es muy agresivo cuando se retaca de azúcar. Yo te recomiendo no oponer resistencia. Mejor quédate a dormir en la estación de trenes. Los conductores nunca le ponen seguro a sus sueños.

Ya estás equipado. No llegues tarde. Prepárate un buen café de la India. Lee el periódico, pero sin entretenerte en la sección de sociales. Harry nunca va a gobernar y tú ocupas el lugar trescientos cincuenta millones en la línea de sucesión directa para heredar el Universo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s