Pensé que no se daría por vencido, así que lo reté a un partido de tenis. Era la única forma de doblegar su espíritu, y de paso, deshacerme de ese Rembrandt que no compraba nadie. Horacio, nuestro único empleado, se ofreció de juez de silla.

El contrabando de arte no nos estaba dejando lo suficiente. Desde que a un idiota se le ocurrió inflar un patio de hule para ponerlo a flotar en Hong Kong, la gente comenzó a perder interés en el caballete. Les aburría aquello que nunca cambiaba. Preferían lo novedoso, lo fugaz.

Así que mi socio no dejaba de joderme en que quería cambiar de giro. Quizá algo de piratería en piezas de escultura o litografías de Banksy falsificadas. Le dije que se equivocaba porque el arte clásico nunca se devalúa y representa una fuente de inversión estable.

—Los dos tienen razón. Más vale darle conejo a la tortuga, que tortuga al conejo— dijo Horacio.

Total que, para no hacer el cuento más largo, me aceptó el duelo. Si yo ganaba seguiríamos con el negocio, si él ganaba regalaríamos el Rembrandt a una escuela y bienvenido el Fabergé con relleno de chocolate. ¿Qué más podía perder? Él no hacía deporte desde la secundaria y yo fumaba una cajetilla de cigarros al día.

—Sólo prometan una cosa. El tenis es un juego de caballeros. Nunca dejen de verse a los ojos y al final dense la mano— insistió Horacio.

Primer servicio. Uuf. Ni a la red llegó. Segundo servicio. Afuera de la raya. Doble falta. 0-15. Mi primer servicio. —¿A dónde carajos se fue el juez? Resulta que Horacio aprovechó mi saque para robarse el Rembrandt, recargado sobre la banca de juego, y de paso, nos dejó sin pelotas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s