El agente B se interna en un país de Sudamérica con credencial de experto gastronómico del ministerio de cultura de su país. Pero en realidad busca al hermano gemelo de Eichmann que no le devolvió su lapicera.

Es experto en manejo de bombas, situaciones de alto riesgo y huevos benedictinos, en especial con la salsa holandesa, que nunca le queda aguada. Va a buscar a J, que es su contacto para conseguir armas e información. Dicen que el objetivo se esconde en la playa, y que se emborracha hasta el amanecer. Solo.

B no quiere llamar la atención de inmediato. Quiere llevar un perfil acorde a su tarjeta de migración. J lo lleva a una cata de vinos afuera de la ciudad. Se enamora de inmediato del paisaje; ciertamente no le disgustaría mudarse allí. En la barra, conversan sobre misiones del pasado. A B le sorprende como J nunca pudo matar a nadie. En este negocio tarde o temprano toca liquidar a un bastardo.

—¿Por qué? —pregunta B.

—Será porque siempre me gustó trabajar ebrio y eso no es muy bueno para la puntería. Pero cuando tengo que huir de verdad, ahí siempre me voy sobrio, —responde J.

Se dan las señas del objetivo y se despiden.

Al otro día sale B temprano por la mañana rumbo a su objetivo. Le resuenan en el oído las palabras de J. Le tiemblan las manos. Para quitarse el estrés se prepara una ensalada verde con pato en el hostal donde se aloja. A nadie le parece sospechoso.

Llega al escondite. Por fin. B se acerca con sigilo. Empuña su arma y corta cartucho con sumo cuidado. Está sudando a mares. Mataría por una cerveza, pero no se puede beber y meterle una bala a un cabrón de forma simultánea.

Cama vacía. Cocina vacía. Sala vacía. Baño vacío. No hay nadie. B se sorprende, pero decide esperar a su víctima. En vano. Nota que los vidrios de las ventanas son verdes. Se acerca. Son botellas de vino recicladas. Toda la casa sigue las mismas características. Vuelve a la cocina. En la mesa hay una botella vacía y una nota. Beber con un desconocido, a la primera, no siempre es bueno.

Disculpa que no me pude quedar más tiempo, pero te pusiste tan sentimental hablando de tu divorcio que no tuve la sangre fría para matarte. Además, yo también estaba ebrio. Aproveché para escapar mientras preparabas tu rica ensalada de pato en el hostal. Por favor, no me guardes rencor. Ser agente a doble banda es una mierda. Atentamente: tu amigo/enemigo J.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s